Skip to content

Miastenia gravis en perros

mistenia gravis que afecta a los perros

Miastenia gravis en perros

La miastenia grave es un trastorno que afecta a nuestros amigos caninos. Es causado por un colapso de la transmisión de impulsos desde los nervios a los músculos. Esto evita que los músculos se contraigan, lo que hace que los perros afectados se debiliten, el síntoma número uno de esta enfermedad neuromuscular.

Riesgo Miastenia gravis

Aunque es rara, la miastenia gravis puede ser un defecto congénito heredado con el que nacen los cachorros. Algunas razas en riesgo de la forma congénita son Jack Russell terriers, springer spaniels y fox terrier liso. Más comúnmente, la miastenia gravis es un problema adquirido en perros adultos que se cree que es el resultado de un defecto en el sistema inmune de un perro causado por anticuerpos que confunden los receptores musculares del perro como “chicos malos”, los atacan e impiden que funcionen correctamente.

Tanto los perros machos como las hembras corren el mismo riesgo, y todas las razas son susceptibles a esta enfermedad. Los perros que adquieren formas leves de esta enfermedad más adelante en la vida tienen un pronóstico bastante bueno, siempre que reciban un tratamiento adecuado y oportuno.

Miastenia gravis en perros síntomas

Los síntomas de la miastenia grave pueden variar mucho de un perro a otro. El síntoma más común es la debilidad muscular que empeora con el ejercicio pero mejora con el descanso. A menudo, el esófago se ve afectado y los perros tienen problemas para tragar y beber. También puede regurgitar la comida. En algunas situaciones, los perros afectados aspiran alimentos y agua, lo que puede provocar neumonía.

Diagnóstico Miastenia gravis

Si su mascota sufre de debilidad muscular, su veterinario tomará una historia completa y le realizará un examen físico completo. Hay muchas cosas que pueden causar debilidad muscular en los perros; por lo tanto, su veterinario puede recomendar pruebas de diagnóstico tales como:

  • Pruebas de química para evaluar la función renal, hepática y pancreática, así como los niveles de azúcar.
  • Detección de parásitos sanguíneos para identificar si su mascota ha estado expuesta a enfermedades transmitidas por garrapatas u otras enfermedades infecciosas
  • Pruebas fecales para descartar parásitos intestinales.
  • Un hemograma completo (CSC) para descartar enfermedades relacionadas con la sangre.
  • Pruebas de electrolitos para asegurarse de que su mascota no esté deshidratada o sufra un desequilibrio electrolítico.
  • Pruebas de orina para detectar infecciones del tracto urinario y otras enfermedades, y para evaluar la capacidad del riñón para concentrar la orina.
  • Una prueba de tiroides para determinar si la glándula tiroides produce muy poca hormona tiroidea.
  • Radiografías del tórax, el abdomen y la columna vertebral.
  • Radiografías con contraste de mielografía de la columna vertebral (el tinte se inyecta en la columna vertebral y luego se realiza una radiografía).
  • MRI o tomografía computarizada para obtener una imagen detallada del cerebro y la columna vertebral.
  • Pruebas inmunológicas especializadas, incluidos títulos.
  • Una prueba de Tensilon, que verifica la respuesta muscular.

Tratamiento de la Miastenia gravis en perros

Si su amigo de cuatro patas es diagnosticado con miastenia grave, su veterinario adaptará el tratamiento de su perro específicamente a las necesidades. El tratamiento puede incluir el uso de medicamentos anticolinesterásicos. Estos ayudan a mejorar la fuerza muscular al reducir el ataque de anticuerpos a los receptores musculares, permitiendo que los músculos funcionen mejor. Debido a que los perros con miastenia grave tienen un esófago que funciona mal, necesitan comer o alimentarse con cuidado.

Asegúrese de que la cabeza de su perro esté elevada durante la alimentación y durante 10-15 minutos después. La neumonía puede ser un efecto secundario muy grave de cualquier trastorno que afecte la capacidad de un perro para tragar correctamente. Su veterinario trabajará para identificar la mejor manera de asegurarse de que su perro pueda comer y beber sin riesgo de regurgitación o aspiración de comida / agua.