Skip to content

Tipos de miastenia gravis

variedades de miastenia gravis

Tipos de miastenia gravis

Los músculos voluntarios se encuentran en todo su cuerpo, y la miastenia gravis puede afectar a cualquiera de ellos. El síntoma principal que debe tener en cuenta es la debilidad muscular, que puede aparecer en localizaciones musculares específicas.

Miastenia Gravis generalizada

Este tipo se produce cuando se ven afectadas varias extremidades, como los brazos, las piernas y el cuello, así como el torso. El movimiento está severamente limitado debido a dificultades en el equilibrio y la coordinación. Su cuello puede caer y otras actividades ordinarias como caminar y subir escaleras pueden ser muy difíciles y agotadoras.

Cuando desarrolle esta forma de miastenia grave, tendrá que hacer ajustes a su rutina para lidiar con los síntomas. Un bastón para caminar, por ejemplo, puede ayudarte a soportar tu peso si necesitas ir a algún lado.

Miastenia Gravis Ocular

La miastenia gravis ocular es una ocurrencia común de la enfermedad, que aparece en alrededor de la mitad de los casos diagnosticados. Principalmente afecta tus párpados, causando que se caigan. Como resultado, pueden surgir problemas de visión, como la visión doble, que puede ser horizontal o vertical.

Por lo general, se recomienda un parche en el ojo para ayudar a corregir la visión doble, y deberá cambiar de lado de vez en cuando para evitar la fatiga visual. Si necesita tener ambos ojos abiertos para una tarea importante, puede optar por usar cinta médica, que no dañará su piel cuando se pela.

Miastenia facial Gravis

La miastenia gravis facial puede afectar una o varias funciones faciales importantes, a saber, tragar, masticar y hablar. Puede descubrir que su habla se ha vuelto muy suave o nasal, dependiendo de los músculos afectados. Masticar requiere más esfuerzo, especialmente si comes cortes duros de carne. Las expresiones faciales también son limitadas.

Crisis miasténica: una complicación de la miastenia gravis que amenaza la vida

En algunos casos, la miastenia gravis puede afectar los músculos de la respiración, es decir, el diafragma. Esto da como resultado una complicación conocida como crisis miasténica, que puede poner en peligro la vida si no se trata de inmediato.

Hay varios signos de cuidado, como dificultad para respirar, piel que tira hacia las costillas al inhalar, pérdida de peso y fatiga durante el día. Un tratamiento que puede ayudarlo a respirar es un tubo endotraqueal (ET) que se puede conectar a un ventilador para ayudar a bombear aire a los pulmones. También se puede usar un dispositivo similar llamado máquina de presión de vía aérea positiva de dos niveles (BiPAP) para proporcionar alivio.

Miastenia gravis en recién nacidos

La miastenia grave puede afectar a cualquier persona, incluso a los niños recién nacidos. Los bebés pueden desarrollar dos formas de la enfermedad:

  • Miastenia gravis congénita: esta es una forma hereditaria de la afección. Los síntomas generalizados pueden aparecer en el bebé recién nacido inmediatamente o poco después del nacimiento. Se cree que un defecto genético es la razón de esta ocurrencia.
  • Miastenia gravis neonatal transitoria: ocurre cuando una madre tiene miastenia grave durante el parto, transfiriendo los anticuerpos que debilitan el músculo a su hijo recién nacido. Esto hace que el niño muestre temporalmente síntomas generalizados, que gradualmente mejorarán a medida que los anticuerpos se eliminen lentamente.